Colodión Húmedo

El colodión húmedo, precursor del proceso de plata sobre gelatina, conocido como de “película” o “rollo”, es el proceso fotográfico que reinó durante la segunda mitad del siglo XIX, y que hoy día resurge como una alternativa muy atractiva en el desarrollo de imágenes fotográficas, debido a su respuesta especial a la luz y al alto nivel de detalle que presenta, pero sobre todo por su materialidad, al ser el resultado final un objeto único producto de un trabajo artesanal que tiene una huella irrepetible.

El colodión es una solución de nitrocelulosa disuelta en una mezcla de éter y alcohol, creando una película que actúa como soporte de las sales sensibles de nitrato de plata en el vidrio sobre el que se hace la imagen.

Propuesto en 1850 por el francés Gustave LeGRay y desarrollado y 1851 por el inglés Frederick Scott Archer, se llama colodión húmedo porque la placa sólo tiene propiedades fotosensibles mientras esta húmeda, las cuales se pierden después de unos 15 minutos cuando se seca el colodión, lo que obliga al fotógrafo a tener el cuarto oscuro siempre al lado al momento de hacer fotografía para revelar inmediatemente.

El proceso es originalmente negativo, y se positiva por lo general sobre papeles salados o sobre papeles a la albúmina (Cartas de visita, esos pequeños retratos de color sepia montados sobre un cartón decorado que dan nacimiento al álbum de fotos). Cuando el negativo recibe poca exposición a la luz y resulta débil para positivar sobre papel, se convierte en positivo al colocarlo sobre un fondo negro. Este postivo directo se le llama Ambrotipo (Imagen eterna), y es un original único

Pin It on Pinterest